Corral 42: Amor y pasión por los caballos

Indice 1 visitó el mítico sitio donde residen los ejemplares de Carlos Vásquez, instancia donde conocimos a una persona que nos sorprendió por su abnegado cariño a estos nobles animales.

¿Qué debe hacer un periodista cuándo lleva en su mente una idea de reportaje y en la escena del reporteo te encuentras con algo que hace cambiar todo ese plan de un solo golpe? Parece una respuesta complicada, pero no es tan malo como aparenta.


Decir que el Valparaíso Sporting es un poderoso mar de historias que aún no son contadas ya suena a frase cliché en nuestro portal. Sin embargo, deben creernos que es la más acertada a la hora de escribir las siguientes líneas. Hace muy poco tiempo tuvimos el honor de conocer un lugar muy especial, nutrido de muchos relatos que jamás terminaríamos de redactar. Nos referimos al mítico "Corral 42", donde actualmente residen una variada cantidad de ejemplares que deambulan entre las carreras de no perdedores, el índice 1 y los clásicos de la entidad viñamarina.

Contar toda la génesis de este lugar es materia de otra nota, porque es una historia llena de sabrosos detalles y que pretendemos realizar si ustedes así lo desean. En esta oportunidad, queremos contarles de este precioso espacio que está escondido bajo una imponente pero llamativa araucaria que puede ser divisada desde distintos puntos cercanos al Sporting, y que pocas personas pueden darse el lujo de conocer con frecuencia. Nuestra llegada fue gracias a la gestión del cuidador y encargado de las redes sociales de esta caballeriza, Diego (Dieguito) Toledo, con quien desde hace tiempo manteníamos una sana conversación e intercambio de palabras por redes sociales.


En un día sin competencias, Indice 1 arribó al corral donde residen los caballos del Stud Doña Sofía, emblemáticos colores que han sido preparados a lo largo de los años por el señor Carlos Vásquez. Ha sido una tarea titánica desde hace casi 23 años, ya que este lugar es el que concentra casi la mayor flota de ejemplares en el Valparaíso Sporting, lo que obliga a realizar un trabajo de joyería en aras de la buena salud y estado de los caballos que animan prácticamente todas las reuniones en Viña del Mar.

El ambiente es grato, se demuestra el gran compañerismo entre quienes realizan sus labores acá. Y la mejor prueba es ver el rostro de cada finasangre que reside en este sitio. Todos con una cara de satisfacción y alegría por el buen trato de sus amigos humanos. En base a esto queremos destacar algo: el imponente amor por este trabajo, ya que pequeños detalles como el orden y el aseo del sitio demuestran un detallado respeto por la profesión hípica.

Tenemos que admitir que conocer a "Dieguito" ha sido una de las grandes satisfacciones que te puede dar como profesional de las comunicaciones. Un joven de la llamada "nueva generación", que tiene la misión de revolucionar y mantener la actividad con el paso de los años. Y vaya que lo hace, ya que se entrega totalmente a sus caballos; no escatima en nada a la hora de darlo todo por ellos y guarda en su corazón los recuerdos más hermosos de su vida gracias a su padre, Boris Toledo.


"Yo prácticamente nací aquí", relata el joven cuidador del corral mientras nos enseña una serie de fotografías en la pelouse de él y su progenitor a lo largo de todos estos años, agradeciendo de paso el abnegado cariño del propietario del Stud Doña Sofía, Miguel Herane, y al preparador Carlos Vásquez.

"Han estado en las buenas y en las malas con nosotros. Nos han dado el apoyo en todo y han confiado en nuestro trabajo; en mi padre para que sea su capataz y hemos sabido responder a este desafío", declaró.

¿En qué año llegó tu papá a trabajar al Sporting?


"Él llegó a trabajar junto a Carlos Vásquez hace mucho tiempo, antes que existiera el Stud Doña Sofía. Nosotros estábamos en el corral que actualmente tiene Inés Maffud y teníamos muy pocos caballos, entre cinco a diez".


De esos poquitos ejemplares, la historia de ascenso del preparador y la familia Toledo llegó gracias a inolvidables nombres, como 'Mandolino'. "Ese finasangre estaba desahuciado y todos lo llevamos pa' adelante. Ganó muchas carreras junto a nosotros", reveló 'Dieguito'.


En esa misma línea del recuerdo, también menciona la importancia de 'Senza' para el Stud viñamarino, indicando que es uno de los que más se recuerda en su casa. "Era un macho alazán que pesaba arriba de 430 kilos y ganó más de 37 carreras. Incluso, tuvo el récord de más triunfos en pistas nacionales, luego 'Anahola' la superaría", afirmó.


¿Alguna anécdota en especial con ese finasangre?


"Cuando estábamos iniciando en esto habían jornadas muy secas en cuanto a triunfos. Un día presentábamos seis ejemplares y ninguno hasta el momento había ganado, así que don Miguel (Herane) estaba 'harto' y quería irse para la casa sin ver la última carrera donde corría 'Senza'. El caballo pagaba arriba de $30 pesos y ganó. Nunca nos defraudaba y nunca perdió en barro. Era un caballazo, corría bajito pero nos respondía con los triunfos. Cuando él se fue de acá sufrimos mucho, todos lloramos porque ya era parte de nuestra familia".


¿Lo vendieron o murió?


"No, se fue a descansar al Haras Arquata de Limache, allá vivió sus últimos días. A pesar de todo, dejarlo en el camión fue triste. Era muy regalón, mi papá lo cuidaba y lo tenía suelto en el corral, nunca molestaba. Nos relinchó al momento de irse".


¿Cuál ha sido el momento más lindo para ustedes como familia y el corral?


"Sin duda participar en El Derby 2005 con la yegua 'Regaloncita'. Creo que esa ejemplar es muy especial porque se hizo un trabajo formidable con ella. Don Jaime Torres, con quien trabajo acá, la amansó y la cuidó de muy buena manera. Llegaron a una carrera donde enfrentaron a puros cracks como Juan Cavieres, Pedro Bagú, José Allende, entre muchos más. Básicamente éramos unos pollos en gallinero ajeno. Sin embargo, no te imaginas lo orgulloso que uno se siente cuando una va al Derby, le ponen el mandil y luego el jinete se lo saca y se lo pasa al empleado. Es el trabajo y reconocimiento de esta actividad. A veces se extraña eso, había un respeto por el trabajo de cada persona y creo que con el tiempo se ha ido perdiendo".


Regaloncita tuvo una buena presentación veraniega en Viña del Mar durante la temporada 2005, ya que figuró décima en el Máximo Desafío, segunda en el Thompson Matthews y cuarta en el Municipal de Viña del Mar. Actualmente sigue viva y está pronta a cumplir 21 años de edad.


Diego también se tomó el tiempo para recordar a otro caballo que lo marcó para toda la vida. Se trata de 'Inseparable', con quien obtuvo una de las victorias más hermosas en la hípica nacional.


"Con él fue una gloria a medio andar, porque por distintas cosas de la vida lo tuvimos que dejar en las manos de Patricio Baeza. Sin embargo, igual logramos conseguir junto al caballito el clásico Carlos Álvarez Condarco a 'estadio lleno' en el 2012. Ver a la gente como vitoreaba por él fue precioso", afirmó.


Y de los ejemplares que tienes en la actualidad, ¿cuál es tu preferido/a?


"Uh, qué difícil. Por historia yo pienso que puede ser 'Yul Brinner'. Él creo que ha sido el único caballo de este stud que ha conquistado clásicos en los tres hipódromos más importantes del país. Y será un récord muy complicado de superar, ya que ir a Santiago y esperar que el caballo se adapte y luché contra ejemplares del Don Alberto o El Tata es todo un desafío".


"También se quiere mucho a 'Kai'. Él llegó a este corral para recuperarse de una lesión y terminó ganando clásicos", cerró.


¿Cómo ves el futuro del Doña Sofía? ¿Llegará un nuevo campeón?


"Hay que tener la fe en que llegará algo y si no sale hay que preocuparse por los caballos que están acá. Además, debemos seguir buscando otros ejemplares que tal vez están un poco mal y que mejoren, porque uno no puede estar toda la vida esperando al caballo perfecto".


¿Has pensado en tomar otro camino fuera de la hípica?


"Sí. Yo gracias a Dios ahora estoy estudiando para dar la prueba de admisión a la Universidad. Me gustaría retomar mis estudios en Pedagogía en Castellano, ya que antes estudié en la UPLA pero deje la carrera por los constantes paros. Quizás mi decisión pueda ir variando con el tiempo, me interesa mucho la veterinaria, pero tiempo al tiempo".


'Dieguito' nos dio una clase magistral de hípica en dos horas de conversación por el corral. Nos presentó a todos los caballos que forman parte de este hermoso sitio hípico, dando detalles que alargarían mucho más esta nota. No obstante y tal vez sin darse cuenta, este joven cuidador nos enseñó que personas como él o la propia Linda Estrella (a quien entrevistamos hace un mes atrás) son vitales para que la hípica viñamarina siga creciendo y pongan siempre al finasangre como motor de vida.


Estimado Diego, te has convertido en el alma viva del Valparaíso Sporting. Nunca decaigas y que tu futuro solo se llene de cosas positivas para ti y todo el equipo de trabajo que forman parte del mítico Corral 42 del Valparaíso Sporting.-

#Indice1





377 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo